viernes, 29 de septiembre de 2017

AUTORIDADES PUESTAS POR DIOS

     Somos colaboradores de Dios (1-Co.3.9), y debemos también colaborar con el Estado “porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la AUTORIDAD, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.” Ro.13.1-2).
  
   Para un creyente en el evangelio del Reino de Dios honrar a los gobernantes terrenales, como nos exhorta la Biblia (1-P.2.17), no significa participar en la administración de un Estado, porque escrito está: “A tu Dios adorarás, y A ÉL SOLO SERVIRÁS”. (Lc.4.8). En cambio, sí significa, entre otras cosas, que oremos por ellos (nuestros gobernantes), y paguemos los tributos que nos corresponden.
   
   Siendo así, estaremos en condiciones éticas y legales para reclamar respetuosamente nuestros derechos, uno de los cuales es el de poder contar con todo tipo de asociaciones solidarias sin ánimo de lucro personal, reconocidas, protegidas y auxiliadas por el Estado.


viernes, 15 de septiembre de 2017

TODO LO PODEMOS

   Los creyentes cristianos, por sí mismos, es muy poco lo que pueden hacer; en cambio el Padre Eterno todo lo puede realizar. La clave está en que si el Espíritu de Dios mora en mí entonces, “todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Fil.4.13), “porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, POR MEDIO DE NOSOTROS, para la gloria de Dios.” (2-Co.1.20)



lunes, 11 de septiembre de 2017

UN CREYENTE REAL

    
      Creyente “real” es aquel que cree en Jesús (Yashúa) como REY dentro del “nuevo régimen del Espíritu” (Ro.7.6),es decir, la cobertura del sistema divino de gobierno integral (individual y colectivo, natural y sobrenatural, para esta vida y para “la otra”), denominado como “el Reino de Dios”.
   
    Quienes participan en este Gobierno se adiestran en colocar un pie en las dulces y agitadas aguas del océano de las teorías y las emociones, mientras colocan el otro en la áspera pero firme y segura superficie de la realidad.
   
   Para ser súbdito auténtico de este Soberano Salvador es necesario integrarse con los demás conciudadanos de esta “patria celestial”, pero no con la unidad representada por un bulto de naranjas, sino por la vital integración  del Cuerpo de Cristo, para consolidar y experimentar la justicia y el amor divino en hechos concretos en procura del bien común.


sábado, 2 de septiembre de 2017

LO QUE NO HACE PARTE DEL REINO DE DIOS

    No hace parte del Reino de Dios: 

A) El individualismo, la filosofía de Caín, "no soy guarda de mi hermano". 

B) La Ley del Embudo. (lo contrario a esta ley es el principio de igualdad prescrita en 2-Co.8.13-15), 

C) Pasar por alto la necesidad y conveniencia de las obras de justicia para la consolidación de la fe (Stg.2.24).


sábado, 12 de agosto de 2017

CRISTIANOS NARCOTIZADOS

    En el océano de las añoranzas, fantasías y buenas intenciones,  la palabra del Reino es como miel en los labios de quien la pregona, pero casi siempre amarga en la dura superficie de la realidad que viven los creyentes en comunidad.

   A veces es tan duro compartir la dura realidad del diario vivir, que muchísimos prefieren continuar “durmiendo” bajo los narcotizantes efectos que produce la indiferencia, el egoísmo y la indolencia.
  
   Lo grave del asunto, tanto para los temerosos que optan por esconder sus talentos, como para aquellos acomodados que piensan que ya están plenos, es que, después de esta efímera vida temporal hemos de responder ante Aquel que nos demandará no solo por el mal hecho, sino por el bien dejado de hacer, especialmente en relación con aquellos hermanos “más pequeños” y “maltratados” (Mt.25.40; He.13.3).


viernes, 28 de julio de 2017

¿EL TRIÁNGULO DE LAS BERMUDAS?

¿EL TRIÁNGULO DE LAS BERMUDAS? NO;
 EL TRIÁNGULO PARA VER MUDAS.

Tres de los pilares que sostienen los fundamentos del “nuevo régimen del Espíritu” (Ro.7.6) en el  Reino de Dios  como sistema integral de gobierno divino, vigente entre nosotros en su actual etapa de desarrollo, son:

A)  Autonomía de la Iglesia frente al Estado en una relación de respeto y colaboración en procura, como ciudadanos, del pleno disfrute de sus derechos y el digno cumplimiento de sus deberes.

B)    Integración real de los verdaderos miembros del Cuerpo de Cristo.

C)  Adopción, de común acuerdo, del diezmo como base de una economía igualitaria, para beneficio de TODOS  los miembros de la comunidad de creyentes.

Estos  tres factores no representan al Triángulo de las Bermudas en donde la gente se pierde, pero sí son factores de cambio con los que el pueblo de Dios se encuentra con la realidad y el bien común. Por eso se le pudiera denominar “El Triángulo para Ver-Mudas”, cambios.

viernes, 21 de julio de 2017

CRISTIANOS EN POLÍTICA



    Los aspirantes a servir al Estado lo hacen por medio de grupos o partidos políticos; pertenecer a alguno de ellos requiere la lealtad de sus miembros.
    
    En estas instancias la Biblia no es fundamental ni prioritaria, porque se debe satisfacer no la voluntad de Dios sino la del pueblo por quienes son elegidos;  es entonces a la población en general sobre la que han de  legislar, incluyendo fuerzas armadas, comunidad gay, y otros tantos aspectos de la vida estatal  cuya administración y gobierno están por fuera de la competencia de la Iglesia.
  
    Una postura o consigna religiosa, dentro de un partido político, solo puede ser vista como herramienta política para enaltecer los objetivos del grupo o movimiento.
    
    Un partido, pues, se convierte en un ídolo al que se debe dar honra y tributo, y los cristianos estudiosos de las Sagradas Escrituras sabemos que los ídolos son como marionetas en manos del “Príncipe” bajo cuyo dominio yace el mundo entero (Jn.5.19; Ef.2.1-3). Por todo ello debe quedar muy claro que “a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios” (Mt.22.21).