martes, 24 de octubre de 2017

SÓLO SE AMA LO QUE SE CONOCE

      Para un buen entendedor pocas palabras bastan; pero si no comprendemos ni aun lo más esencial de un idioma será inútil tratar de saber lo que nos quieren decir quienes lo hablan; será como una comunicación entre sordo y mudo. Pero no ocurre esto solo con los idiomas; en el mundo existen profesiones y grupos sociales que manejan su propia JERGA, una serie de términos propios de cada uno de ellos. Por  ejemplo, manejan su particular jerga los médicos, ingenieros, militares, religiosos, etc.  En este espacio nos ocuparemos de éstos últimos, más específicamente sobre la religión cristiana; y puesto que su fundamento principal se haya en los escritos del  Nuevo Testamento, pasaré a dilucidar brevemente el significado de algunos vocablos o expresiones, que aun en el caso de que no seamos religiosos debemos conocer por elemental cultura general.

1)  HOMBRES NATURALES, CARNALES Y ESPIRITUALES_  A)  Hombre “natural” hace referencia a las personas que no entienden ni les interesa entender  la voluntad de Dios, y mucho menos adquirir algún tipo de compromiso de corte religioso; también son denominados como “gente común”. B) Creyentes “carnales”, se refieren a quienes conocen, al menos en parte, la voluntad divina, y quieren  vivir según sus parámetros y orientaciones, pero sus defectos de carácter lo dificultan permanentemente. Son los que saben y quieren pero difícilmente pueden alcanzar el  equilibrio emocional y la sobriedad mental suficientes para vivir de manera permanente en  armonía y coherencia con la dignidad que su profesión de fe significa. C) Creyentes “espirituales” son los que conocen la voluntad de Dios, anhelan someterse a ella y lo logran, aunque no se descarte que en algún momento puedan caer en errores no deliberados. Son nombrados como aquellos que “han alcanzado madurez”.

2)  “CIELO”, en algunos casos se refiere a atmósfera terrestre (Mt.16.2; Lc.12.56). En otros casos es para hacer mención del espacio sideral (Mt.24.29), y en la mayoría de las veces se refiere a la morada en que Dios vive y ejerce soberanía.

3)  A la palabra “MUNDO” en la Biblia se le dan cuatro significados, a saber: A) El mundo material creado por Dios -Jer.10.12-,   B) La Humanidad (Jn.3.16), C) “Mundo”, para diferenciar entre la vida natural (la que en una cierta forma de cultura nos une a la sociedad) y la vida “espiritual” (la que nos relaciona con Dios, y en la que los asuntos divinos tienen prioridad, -1-Co.7.33-). D) “Mundo” también significa el conjunto de los que se oponen a Dios, por acción u omisión, la gente común (Ef.2.1-3).

4)  “REINO DE DIOS” O “DE LOS CIELOS”-  Estas expresiones tienen el mismo significado (Compárese Mt.11.4 con Mr. 4.11). San Mateo lo llama “de los cielos” porque su evangelio estaba destinado a los judíos, para quienes el nombre de Dios era tan solemne que preferían no pronunciarlo. Las diferentes organizaciones cristianas en muy poco difieren en cuanto al significado de esta expresión, pudiéndose resumir así: Es la dimensión donde Dios ejerce soberanía por medio de su Palabra y Espíritu Santo, junto con la colaboración de sus santos ángeles (He.1. 13-13). Se le considera como una forma o sistema de gobierno en el que está contenido todo el plan de salvación que el Creador diseñó para los que se acojan a él.



viernes, 29 de septiembre de 2017

AUTORIDADES PUESTAS POR DIOS

     Somos colaboradores de Dios (1-Co.3.9), y debemos también colaborar con el Estado “porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la AUTORIDAD, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.” Ro.13.1-2).
  
   Para un creyente en el evangelio del Reino de Dios honrar a los gobernantes terrenales, como nos exhorta la Biblia (1-P.2.17), no significa participar en la administración de un Estado, porque escrito está: “A tu Dios adorarás, y A ÉL SOLO SERVIRÁS”. (Lc.4.8). En cambio, sí significa, entre otras cosas, que oremos por ellos (nuestros gobernantes), y paguemos los tributos que nos corresponden.
   
   Siendo así, estaremos en condiciones éticas y legales para reclamar respetuosamente nuestros derechos, uno de los cuales es el de poder contar con todo tipo de asociaciones solidarias sin ánimo de lucro personal, reconocidas, protegidas y auxiliadas por el Estado.


viernes, 15 de septiembre de 2017

TODO LO PODEMOS

   Los creyentes cristianos, por sí mismos, es muy poco lo que pueden hacer; en cambio el Padre Eterno todo lo puede realizar. La clave está en que si el Espíritu de Dios mora en mí entonces, “todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Fil.4.13), “porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, POR MEDIO DE NOSOTROS, para la gloria de Dios.” (2-Co.1.20)



lunes, 11 de septiembre de 2017

UN CREYENTE REAL

    
      Creyente “real” es aquel que cree en Jesús (Yashúa) como REY dentro del “nuevo régimen del Espíritu” (Ro.7.6),es decir, la cobertura del sistema divino de gobierno integral (individual y colectivo, natural y sobrenatural, para esta vida y para “la otra”), denominado como “el Reino de Dios”.
   
    Quienes participan en este Gobierno se adiestran en colocar un pie en las dulces y agitadas aguas del océano de las teorías y las emociones, mientras colocan el otro en la áspera pero firme y segura superficie de la realidad.
   
   Para ser súbdito auténtico de este Soberano Salvador es necesario integrarse con los demás conciudadanos de esta “patria celestial”, pero no con la unidad representada por un bulto de naranjas, sino por la vital integración  del Cuerpo de Cristo, para consolidar y experimentar la justicia y el amor divino en hechos concretos en procura del bien común.


sábado, 2 de septiembre de 2017

LO QUE NO HACE PARTE DEL REINO DE DIOS

    No hace parte del Reino de Dios: 

A) El individualismo, la filosofía de Caín, "no soy guarda de mi hermano". 

B) La Ley del Embudo. (lo contrario a esta ley es el principio de igualdad prescrita en 2-Co.8.13-15), 

C) Pasar por alto la necesidad y conveniencia de las obras de justicia para la consolidación de la fe (Stg.2.24).


sábado, 12 de agosto de 2017

CRISTIANOS NARCOTIZADOS

    En el océano de las añoranzas, fantasías y buenas intenciones,  la palabra del Reino es como miel en los labios de quien la pregona, pero casi siempre amarga en la dura superficie de la realidad que viven los creyentes en comunidad.

   A veces es tan duro compartir la dura realidad del diario vivir, que muchísimos prefieren continuar “durmiendo” bajo los narcotizantes efectos que produce la indiferencia, el egoísmo y la indolencia.
  
   Lo grave del asunto, tanto para los temerosos que optan por esconder sus talentos, como para aquellos acomodados que piensan que ya están plenos, es que, después de esta efímera vida temporal hemos de responder ante Aquel que nos demandará no solo por el mal hecho, sino por el bien dejado de hacer, especialmente en relación con aquellos hermanos “más pequeños” y “maltratados” (Mt.25.40; He.13.3).


viernes, 28 de julio de 2017

¿EL TRIÁNGULO DE LAS BERMUDAS?

¿EL TRIÁNGULO DE LAS BERMUDAS? NO;
 EL TRIÁNGULO PARA VER MUDAS.

Tres de los pilares que sostienen los fundamentos del “nuevo régimen del Espíritu” (Ro.7.6) en el  Reino de Dios  como sistema integral de gobierno divino, vigente entre nosotros en su actual etapa de desarrollo, son:

A)  Autonomía de la Iglesia frente al Estado en una relación de respeto y colaboración en procura, como ciudadanos, del pleno disfrute de sus derechos y el digno cumplimiento de sus deberes.

B)    Integración real de los verdaderos miembros del Cuerpo de Cristo.

C)  Adopción, de común acuerdo, del diezmo como base de una economía igualitaria, para beneficio de TODOS  los miembros de la comunidad de creyentes.

Estos  tres factores no representan al Triángulo de las Bermudas en donde la gente se pierde, pero sí son factores de cambio con los que el pueblo de Dios se encuentra con la realidad y el bien común. Por eso se le pudiera denominar “El Triángulo para Ver-Mudas”, cambios.